28 años de historia de la Copa Mundial Femenina

  • Estrenamos la nueva página clásica de la Copa Mundial Femenina
  • Visítala para conocer en profeundidad la historia del torneo
  • Vídeos, imágenes, entrevistas con futbolistas legendarias y mucho más

Desde el doblete de Michelle Akers en la final hasta la icónica celebración de Brandi Chastain, pasando por el gol de oro de Nia Kuenzer o el penal decisivo de Saki Kumagai.

Para ir abriendo boca de cara a la esperadísima cita de este año en Francia, sumérgete en la historia del torneo a través de nuestra nueva página clásica de la Copa Mundial Femenina.

Allí podrás revivir las siete ediciones anteriores, recordar los mejores momentos de las finales, imágenes emblemáticas y entrevistas exclusivas con leyendas mundialistas como Carli LloydNadine AngererMia HammHege RiiseHomare Sawa y muchas más.

Ya sea porque quieres ver las mejores jugadas de la primera final de la Copa Mundial Femenina de la historia en 1991 o disfrutar de un viaje interactivo con todas las ganadoras del Balón y la Bota de Oro, en FIFA.com encontrarás todo lo que buscas.

¿Hay alguna edición en particular de la Copa Mundial Femenina que se te haya quedado grabada? Si quieres averiguar quién marcó el primer gol del certamen en China 1991, recordar el triunfo de Noruega en Suecia 1995, revivir el ambientazo del Rose Bowl de Pasadena —donde se dieron cita 90.185 personas para ver la final de Estados Unidos 1999— o rebobinar cuatro años para volver a disfrutar de Canadá 2015, un torneo que batió récords, navega por las páginas específicas de cada torneo.

Además, disfruta de unas Visual Stories de lo más atractivas, crónicas detalladas de los torneos, entrevistas con las protagonistas y reportajes de vídeo muy interesantes. ¡Hay contenido para todos los gustos! Celebra con nuestra página clásica la historia de la Copa Mundial Femenina en la antesala de su esperadísima octava edición, que arranca el 7 de junio de 2019.

Para acceder a las páginas específicas de cada edición, haz clic en estos enlaces:

Las árbitras avanzan en su preparación en Doha

  • Segundo seminario de preparación para las colegiadas en 2019
  • Se ha dado el siguiente paso en los ensayos con el VAR
  • Los retoques finales se harán en Francia, justo antes del torneo

Las árbitras de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™ se reunieron en un nuevo seminario de preparación en la última semana de marzo en Doha. Noventa colegiadas de élite de la FIFA, procedentes de las seis confederaciones, dieron un nuevo e importante paso en sus preparativos de cara a la prueba reina de Francia.

La Qatar Amateur League organizó un torneo especial, que se celebró junto con el seminario y que brindó a las árbitras la oportunidad de dirigir partidos de competición con la ayuda del videoarbitraje (VAR). Tanto el torneo como el seminario marcaron un nuevo hito rumbo a la cita en el país galo.

“Solo nos quedan dos meses más para ponernos a punto para Francia 2019”, señala Kari Seitz, administradora principal del Departamento de Arbitraje de la FIFA y directora de arbitraje de la Copa Mundial Femenina.

“Los partidos como los de la nueva Copa Qatar Amateur ofrecen a las colegiadas una experiencia muy valiosa, ya que han podido arbitrar con la ayuda del VAR. Estamos muy agradecidas por el apoyo que hemos recibido de parte de la Federación Catarí de Fútbol”.

Los entrenamientos prácticos con jugadores, las clases teóricas y las actividades físicas realizadas a lo largo del seminario se diseñaron específicamente para preparar a las árbitras de cara a las exigencias, cada vez mayores, del fútbol moderno.

“La semana de preparación en Doha ha sido un éxito”, afirma Carole Ann Chenard, colegiada canadiense que ya arbitró en las ediciones de 2011 y 2015 de la Copa Mundial Femenina.

“Ha sido todo perfecto: las condiciones fueron magníficas y los estadios, fantásticos. No podríamos haber tenido una preparación mejor. El equipo entero, incluida la gente del VAR y todo el cuerpo técnico, hizo un gran trabajo. Ahora ya estamos plenamente concentradas en los últimos retoques de cara a nuestra actuación en Francia”.

El pabellón de última generación de la Aspire Academy, en el que por las mañanas se celebraban las sesiones prácticas y, por las tardes, los partidos de la Copa Qatar Amateur, así como el clima amable del que pudieron disfrutar en la cancha exterior, donde se ejercitaron las asistentes y tuvieron lugar las sesiones de preparación física, proporcionaron las condiciones ideales para el éxito del evento.

Nos preparamos para el Mundial como cualquier selección nacional”, destaca Kari. “Al igual que las futbolistas, nuestras árbitras también se centran en el enfoque táctico, en la uniformidad, la consistencia, el juego limpio y la seguridad”.

Apoyo total

Pierluigi Collina, presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, y Massimo Busacca, director de Arbitraje de la FIFA, también asistieron al seminario. Ambos se mostraron entusiasmados por el esfuerzo y la dedicación de las colegiadas, y reiteraron su apoyo incondicional.

Asimismo, señalaron que las prioridades de las árbitras en el Mundial de Francia 2019 serán las mismas que en cualquier otro torneo:

  • garantizar la seguridad de todas las futbolistas,
  • salvaguardar las reglas de juego del IFAB
  • proteger la integridad de cada partido.

“Vamos por el buen camino para colmar e incluso superar las expectativas en Francia”, añade Kari Seitz. “El trabajo en equipo entre las árbitras que estaban en el terreno de juego y las asistentes de la sala del VAR ha alcanzado un nivel excelente en un espacio muy breve de tiempo».

«En estos momentos, yo diría que estamos en la marca del 90% de la fase de preparación. El 10 % restante lo completaremos en París durante nuestro seminario habitual previo al torneo. Estamos satisfechas con el progreso realizado, y confiamos en que esta preparación exhaustiva nos permita reducir los errores en Francia en comparación con ediciones anteriores de la Copa Mundial”.

Desde el esperadísimo pitido inicial en el partido inaugural que enfrentará a Francia y a la República de Corea en el emblemático Parque de los Príncipes de París hasta el pitido final de la instancia decisiva, colegiadas, asistentes y responsables del VAR se encargarán de demostrar que la Comisión de Árbitros de la FIFA depositó su confianza en el equipo adecuado.

Mapi León y la ilusión de la primera vez

  • Es titular indiscutible en la selección española de Jorge Vilda
  • La defensora analiza al equipo a dos meses de su debut ante Sudáfrica
  • Francia será su primera Copa Mundial Femenina de la FIFA

Cuando se retire, Mapi León tiene claro que quiere dedicarse al mundo de los tatuajes, pero a la defensa del FC Barcelona, la primera por la que se pagó un traspaso en el fútbol español –su cláusula de 50.000 euros– le queda aún mucho fútbol dentro.

De momento se conforma con los que ya cubren su cuerpo, como el que luce en la garganta: la frase “looks can be deceiving” (las apariencias engañan).

Recién estrenado su nuevo estatus de capitana en la pasada Copa del Algarve, en la que España quedó 7ª, Mapi nos habla de la ilusión de su primer Mundial –el segundo para España tras el de 2015-, su pasión por el fútbol y el dibujo, y el tipo de jugadora que es y le gusta ser en el campo.

Mapi al toque

  • 23 años, zurda
  • Posición: central (en el Barça) o lateral izquierdo (en la selección)
  • Internacional desde septiembre de 2016.
  • Titular en 6 de los 8 partidos de clasificación al Mundial
  • Cualidades: agresividad, buena anticipación y con desborde. Buenos centros al área

 

A dos meses para el debut en Francia, ¿qué le queda por mejorar al equipo?

Ajustes muchos, porque siempre se puede mejorar. Intentar ser fuertes defensivamente y que te creen menos ocasiones, porque cuando te crean muchas es más posible que te marquen. Y que fluya el juego, que combinemos más y encontremos situaciones más arriba, crear más peligro. La gente habla mucho, pero lo que quizás nos faltó en la pasada EURO fue el gol (ndlr: España cayó en cuartos tras ganar un solo partido). Cuantas más ocasiones crees, más posibilidades tendrás de meter.

Los rivales de su Grupo B son Alemania, la RP China y Sudáfrica. ¿Qué es lo que más le preocupa?

Nos ha tocado un grupo de los duros. Ya nos enfrentamos a Alemania y fue intenso (0-0 en un amistoso en noviembre). Esos partidos se deciden por detalles. Sudáfrica tiene jugadoras que corren mucho y al final te exigen… Lo fundamental en todos los partidos será que tengamos el balón. Si no lo tenemos seguramente nos harán sufrir. Habrá que estar tranquilas y encontrar el momento exacto.

¿Qué tal la experiencia de la capitanía?

¡No me lo esperaba! Es como un premio, una confianza que depositan en ti, y también es una responsabilidad. Igual otra persona dice… buff, prefiero que no y estar a mis cositas. Pero si te gusta o te sientes capacitada… mola mucho.

Creo que en campo es donde más puedo aportar. Hay algo que no puedo evitar: me hierve la sangre, porque odio perder. Entonces intento estar encima de las que estén más cansadas o ayudar a las que lo necesiten. A mí, por ejemplo, si me están gritando siento que me enchufo más.

Una jugadora que se hace notar

En el campo, Mapi tiene dos cosas claras: la primera es que la comunicación con las compañeras es básica para evitar despistes. La segunda es que prefiere que sus rivales la tengan bien presente. “Mi posición como defensa es recuperar el balón y defender, así que prefiero ser de las que me notan y mi rival diga ‘jo con esta, que no me va a dejar en todo el partido’”.

El dibujo es su otra pasión y viaja siempre con su cuaderno. ¿La afición vino antes o después del fútbol?

Cuando era pequeña imagino que me gustaría pintar, pero cuando te gusta la pelota… te gusta la pelota. Al final lo que quieres hacer es lo que hace tu hermano mayor, y él jugaba al fútbol. Ahora alguna compañera te dice ‘oye, me podrías dibujar’ (risas). Para mí lo más complicado son los retratos, porque cuando dibujas a una persona tienes que sacar también su esencia. También me han pedido bocetos de tatuajes y me gusta porque en un futuro me encantaría dedicarme a eso.

Tinta y aguja

¿El primer tatuaje?

Fue uno que llevo en el pie. Lo llevo ahí para que no se viera y mis padres no me echaran la bronca (risas). Me lo hice con 17 años.

¿El más especial?

Llevo las fechas de cuando nacieron mis padres y mi hermano, y una calavera en el brazo con detalles sobre mi abuelo y también de parte de la familia.

¿Se ha diseñado alguno?

Uno que llevo en el brazo y que me hice con Ángela Sosa cuando jugábamos juntas en el Atleti (antes de fichar por el Barça). Son dos muñequitas jugando con un balón.

¿Qué se tatuaría si gana el Mundial?

Cuando ganas una copa te tatúas la fecha, la copa… aunque creo que no me tatuaría la copa. Tendría que buscar algo más original –se queda pensando- por ejemplo la silueta del país con la fecha dentro.

Simon: «Espero ser estímulo de otras chicas aborígenes e indígenas»

  • Marcó en 2011 el primer gol mundialista anotado por una futbolista aborigen
  • La campeona olímpica Cathy Freeman sirvió de inspiración para Simon en su niñez
  • Es parte de la generación de oro que partirá entre las favoritas en Francia 2019

Cuando le marcó dos goles a Noruega en la última jornada de la fase de grupos de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011, la australiana Kyah Simon no solo posibilitó la victoria por 2-1 que dio a su selección la clasificación para los cuartos de final, sino que, a sus por entonces 19 años, conquistó un hito mucho más significativo a nivel personal.

Y es que, cuando anotó el tanto que igualaba un partido que su equipo había empezado perdiendo, Simon se convirtió en la primera jugadora de ascendencia aborigen que veía puerta en una cita mundialista.

En los ocho años que han transcurrido desde entonces, ninguna futbolista descendiente del pueblo originario de Australia ha logrado todavía seguir los pasos de la delantera internacional, que en aquel instante no fue del todo consciente de la importancia de aquella diana.

“Supongo que en aquel momento no sabía que era la primera jugadora aborigen que marcaba en un Mundial, pero sentí un gran orgullo cuando un periodista me informó de ello posteriormente”, revela nuestra protagonista.

“Muchos aborígenes practican otras variantes del fútbol, como el rugby, el rugby a 13 y el fútbol australiano, así que aquel fue para mí un momento de enorme orgullo que espero pueda servir de motivación para que otras chicas aborígenes e indígenas de Australia sigan mis pasos un día”, añade.

Once años antes, cuando tenía solo nueve, Simon había visto cómo otra deportista con la que se sentía identificada hacía historia y se convertía en una de las atletas más aclamadas del deporte australiano, tanto femenino como masculino. En los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, la velocista Cathy Freeman conquistó el oro en los 400 metros lisos y se erigió así en una de las grandes triunfadoras de la cita australiana.

Mujer y aborigen como nuestra protagonista, Freeman sirvió de acicate para una jovencísima Simon que ya por entonces soñaba con emular un día los logros de su heroína, aunque sobre el campo de fútbol en su caso.

“Mi ídolo de infancia era Cathy Freeman, una fantástica campeona, y aquel momento me sirvió de estímulo. Verla conquistar un logro de la magnitud de un oro olímpico fue increíble. Espero que aquel gol en Alemania que me convirtió en la primera aborigen en ver puerta en un Mundial represente un momento Cathy Freeman para otras chicas australianas que quieran jugar con las Matildas algún día”, asegura.

Un año antes, en 2010, Simon ya había probado por un momento lo que se siente al ser como Cathy Freeman cuando transformó el penal que dio el triunfo a Australia frente a RDP de Corea en una final de la Copa Asiática Femenina de la AFC que tuvo que resolverse en los lanzamientos desde el punto fatídico.

ON THIS DAY | In 2010 the Matildas won the AFC Women’s Asian Cup for the first time, defeating DPR Korea 5-4 on penalties.

Geplaatst door Westfield Matildas op Zondag 29 mei 2016

En aquel partido también participaron futbolistas de la talla de Sam Kerr, que con solo 16 años había adelantado a su equipo en el minuto 20 del duelo, así como Claire Polkinghorne y Elise Kellond-Knight, que nueve años más tarde siguen siendo piezas importantes de la selección australiana.

Simon cree que la conexión y amistad que se forjaron entonces y durante la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011, y que se mantienen en la actualidad, constituyen un factor clave a la hora de explicar el alza de selección australiana, que ocupa actualmente el sexto puesto en el escalafón mundial y que se ha convertido en uno de los equipos más populares del fútbol femenino.

Muchos tildan al actual combinado de generación de oro de Australia y consideran a las Matildas como una de las selecciones favoritas de cara a la cita mundialista que se disputará el próximo verano boreal.

Entretanto, nueve años más tarde, pocas cosas han cambiado para Simon, que continúa acudiendo a las convocatorias de la selección como quien va a reunirse con su grupo de amigas.

https://www.facebook.com/matildas/videos/1677449592277864/

«Ha sido un periplo interesante”, asegura. “Sigo considerándonos una pandilla de amigas que quedan juntas, igual que cuando teníamos 18, 19 o 20 años. La idea que tengo de las chicas no ha cambiado, pero es cierto que hemos madurado y crecido mucho, como equipo y como personas”, reconoce.

“Creo que nuestra progresión ha sido apasionante, y el hecho de que tengamos un grupo tan unido y de que seamos grandes amigas hace que todo resulte más ilusionante si cabe, porque sabemos que estamos dispuestas a darlo todo por las compañeras en todo momento y cada vez que nos enfundamos la elástica de la selección».

«Ya se trate de un Mundial, unos Juegos Olímpicos o un amistoso, contamos con un bloque extraordinario y espero poder compartir todavía muchas experiencias con estas chicas a lo largo de los próximos años y vivir juntas más y mayores conquistas, empezando por este verano”, concluye.

Inglaterra y Japón avanzan posiciones

  • Inglaterra desbanca a Francia de la tercera plaza
  • Japón supera a Países Bajos
  • Aumentan en tres las selecciones de la tabla mundial

En la más reciente Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola, la última antes de la Copa Mundial Femenina de este año, Inglaterra ha dejado atrás a Francia afianzándose en la tercera posición.

Tras el triunfo obtenido en la Copa SheBelieves a principios de marzo, las Leonas inglesas(3ª, +1), que actualmente se encuentran en plena forma, asestaron un duro golpe a les Bleues(4ª, –1) en lo que viene a ser una batalla prolongada entre estos combinados. De hecho, esta es la cuarta edición de la tabla universal en la que Inglaterra y Francia han intercambiado posiciones detrás del dúo integrado por Estados Unidos (1ª, sin cambios) y Alemania (2ª, sin cambios), que se mantiene a la cabeza.

Al margen de los últimos torneos amistosos, el fútbol femenino internacional ha sido un remanso de tranquilidad desde la publicación de la clasificación de diciembre de 2018 y, como era de esperar, solo se registró un cambio más entre las diez primeras selecciones: Japón (7ª, +1) superó al combinado femenino de los Países Bajos (8ª, –1) debido a la decepcionante actuación de las campeonas europeas en la Copa Algarve.

En zonas inferiores del escalafón femenil, Polonia (28ª, +6) ascendió tras alcanzar por sorpresa la final de la Copa Algarve. Por otra parte, Bélgica (20ª, +1) y Portugal (30ª, +2) han alcanzado ambas sus mejores posiciones en la historia de la clasificación mundial.

Cabe destacar el incremento de 152 a 155 selecciones clasificadas en la tabla mundial femenina. Cinco selecciones reaparecen en la clasificación, cuatro provenientes de Asia, y tan solo dos la abandonan.

La próxima Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola se publicará el 12 de julio de 2019.

Bouhaddi-Cascarino: veteranía y juventud para un único objetivo

  • Sarah Bouhaddi y Delphine Cascarino son compañeras desde 2015
  • Su meta común es ganar la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019
  • Francia debuta en “su” Mundial el 7 de junio ante la República de Corea

Aunque pudiera parecer que la arquera Sarah Bouhaddi y la delantera Delphine Cascarino son dos jugadoras muy distintas, en realidad estas dos compañeras de la selección francesa y del Olympique de Lyon tienen muchísimas cosas en común. La primera, el deseo de brillar en la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ que disputarán ante su público, en Francia. Y más intenso aún es el afán por alzar el trofeo en Lyon, en su propio estadio.

¿Qué les viene a la mente cuando oyen la palabra “Mundial”?

Delphine Cascarino: Yo pienso en el Mundial Sub-17 que ganamos. Me trae buenos recuerdos.

Sarah Bouhaddi: La selección francesa masculina, la victoria, las estrellas…

¿Y cuando oyen “Mundial Sub-20”?

Cascarino: Recuerdos no tan buenos, pero aun así fue interesante como competición, aunque no llegásemos hasta el final.

Bouhaddi: 2006, derrota en cuartos de final… 2-1… Ya fue hace tiempo, el recuerdo es muy difuso. Me acuerdo de que recibimos un gol en un saque de esquina, porque de vez en cuando lo comentamos con Amandine [Henry]. Creo que es importante pasar por eso, disputar todas esas competiciones con las categorías inferiores, aunque no cambiase mi futuro.

Sarah Bouhaddi

  • Guardameta
  • Olympique de Lyon
  • 32 años
  • 137 internacionalidades
  • 9 títulos de liga francesa
  • 6 Copas de Francia
  • 5 Ligas de Campeones Femeninas de la UEFA
  • Semifinalista del Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Londres 2012
  • Cuartofinalista del Mundial Femenino de Canadá 2015
  • Cuartofinalista de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Rusia 2006

¿La experiencia es un factor importante?

Bouhaddi: Es positivo haber jugado partidos de alto nivel con tu club, aunque el Mundial no tiene nada que ver. Vamos a jugar en Francia, delante de nuestro público, habrá una presión diferente, lo que está en juego es distinto. Está bien haber acumulado experiencia, aunque eso no es lo que nos va a ayudar a ganar este Mundial.

Cascarino: Yo tengo experiencia con las categorías inferiores. Es distinto, no es el mismo nivel para nada. Con la selección absoluta hay una presión mayor.

Delphine Cascarino

  • Delantera
  • Olympique de Lyon
  • 22 años
  • 9 internacionalidades
  • 4 títulos de liga francesa
  • 3 Copas de Francia
  • 3 Ligas de Campeones Femeninas de la UEFA
  • Campeona de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Azerbaiyán 2012
  • Finalista de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Papúa Nueva Guinea 2016

Sarah, ¿qué consejos le daría a Delphine antes del Mundial?

Bouhaddi: Entre un Mundial de categorías inferiores y otro absoluto no hay muchas diferencias, la verdad. Tiene que divertirse tanto como en los otros, y disputar este Mundial a fondo. Vamos a jugar un Mundial, y no sabemos si habrá más. Tenemos que disfrutar muchísimo jugando estos partidos en casa, dejarnos llevar un poco por la locura y entregarnos al máximo.

Delphine, ¿jugar con una futbolista de la experiencia de Sarah aporta tranquilidad?

Cascarino: Es algo que ayuda, eso seguro. Nos da muchos consejos en el día a día en el Lyon. Es increíble ver a unas jugadoras por televisión y estar compitiendo luego a su lado. Al principio era algo impresionante, pero ahora ya se ha asumido.

Faltan apenas dos meses para el torneo. ¿Ya se siente que la presión y el entusiasmo van a más en Francia?

Bouhaddi: Sí, es el gran acontecimiento de Francia, muy esperado y es importante que sepamos responder. Pero no debemos dejar que nos suponga una presión añadida, tenemos que seguir trabajando con tranquilidad y llegar a este Mundial cargadas de confianza. En Francia a la gente le gusta el fútbol en general. En el Mundial de 1998 y en la Eurocopa de 2016, los estadios se llenaron. Ahora le toca al Mundial Femenino. Es una gran muestra de amor que los hinchas franceses llenen los estadios, así que tendremos que responder en esos partidos, porque va a ser importante devolverles todo ese apoyo. Se están comprando muchísimas entradas, y es algo muy importante.

Cascarino: En los medios se habla cada vez más, sí. Hay muchísimos periodistas en los actos, eso me ha sorprendido mucho. Espero que esa emoción continúe cuando llegue el momento. Se han vendido muchas entradas, y esperamos que venga mucha gente a animarnos.

Las semifinales y la final van a jugarse en Lyon, en el estadio de su club. ¿Qué les provoca?

Cascarino: No implica más presión, sí más ganas. Las ganas de jugar en este lindo estadio, en casa. Y sobre todo para mí, que nací en Lyon, disputar la final aquí es un verdadero sueño.

Bouhaddi: Es un guiño para el Olympique de Lyon como club. Tenemos un presidente [Jean-Michel Aulas] que está haciendo mucho por el fútbol femenino. Nos encanta este estadio. Y cuando nos entrenamos aquí ya pensamos necesariamente en el Mundial y en lo que puede pasar dentro de unos meses. Sería fantástico.

Delphine, su hermana es defensa del París FC, su club rival. ¿Es más difícil jugar contra ella o intentar ganar un Mundial?

Cascarino: ¡Intentar ganar un Mundial es algo complicadísimo! Es un trabajo a largo plazo, para el que llevamos meses preparándonos, aunque todavía nos quedan también meses para mejorar. Con todo, estamos en el buen camino para poder hacer un gran torneo.

Sarah, ¿qué es más difícil, jugar una final de la Liga de Campeones con la mano rota o pelear por una medalla en el Mundial?

Bouhaddi: No puede compararse. Lo que sentiremos si llegamos a pelear por esa medalla o por el trofeo será algo inimaginable. Es ¡lo más bonito que pueda ocurrir! Lo que pasó en la final de la Liga de Campeones es difícil de explicar, aunque no me planteé en ningún momento si tenía que salir o no. Así que yo diría que ganar una medalla en el Mundial…

La ambición de la capitana Wu Haiyan

  • Wu Haiyan, capitana de la RP China, ambiciosa para el Mundial
  • Busca inspiración en el equipo finalista en 1999
  • Sus rivales en tierras francesas: España, Alemania y Sudáfrica

La capitana de la RP China, Wu Haiyan, y sus compañeras no colmaron sus aspiraciones en Canadá 2015. Después de alcanzar los cuartos de final, su objetivo era “sorprender al mundo”, pero acabaron diciendo adiós al torneo tras sufrir una ajustada derrota por 1-0 a manos de Estados Unidos, futuro campeón.

“El 2015 nos dejó un mal sabor de boca en algunos aspectos”, explica Wu. “Aquel año la gente pudo ver que la selección era joven todavía, aunque rebosaba entusiasmo. Y ahora, tras cuatro años de trabajo, espero que en esta edición se nos reconozca como un  equipo más maduro, más táctico y mejor organizado ”.

Palabra de capitana

Wu no pasa de los 26 años, pero ya ha asumido una enorme responsabilidad en un equipo que aspira a subir un peldaño más que el de hace dos décadas. El conjunto liderado por Sun Wen se quedó entonces a las puertas de alzar el título de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 1999™, al caer en la final ante Estados Unidos en los penales.

La defensora explica que ser capitana entrañó ciertas dificultades al principio, pero es un papel que le ha permitido crecer como jugadora, y que ahora asume con agrado, al disfrutar de la responsabilidad que conlleva tener que ocuparse de su “familia”.

“La capitana es igual que las demás, formamos un equipo. Para mí el plantel entero es como una familia, aunque yo a veces me comunico más con las compañeras. Cuando era más joven era muy tímida, pero poco a poco le fui encontrando sentido a unir a todas mis hermanas ya hacer algo por ellas, es algo que me gusta. El equipo va a estar más unido con el apoyo de todo el mundo”.

Jugar en el extranjero

Una jugadora que no va a necesitar aclimatarse en absoluto a Francia este verano es  Wang Shuang, delantera del París Saint-Germain  y única integrante de la selección nacional que compite actualmente en el extranjero.

Su fichaje por el cuadro parisino fue muy comentado en los medios, y Wu confiesa que ha hecho que otras se planteen seguir sus pasos. “El fichaje de Wang Shuang por el PSG ha animado a muchas jugadoras chinas. Hay muchas chicas como ella a las que les gustaría jugar en el extranjero y experimentar más cosas”.

“Y creemos que ese tipo de experiencia será muy valiosa para nuestras carreras futbolísticas, para nuestras vidas y para nuestro desarrollo personal en el futuro. Estoy convencida de que ha entusiasmado a otras jugadoras, e incluso a las jóvenes que acaban de empezar”.

Con las subcampeonas como inspiración

El objetivo más inmediato de Wu es la cita mundialista en tierras francesas, en la que las  Rosas de Acero  se estrenarán el 8 de junio frente a Alemania, bicampeona del mundo.

Para repetir lo que logró la generación de 1999 deberán desplegar un esfuerzo enorme, pero Wu confía en avanzar en el torneo como hicieron sus compatriotas de hace veinte años, y también en ejercer una influencia similar sobre las jóvenes y animarlas a esforzarse para poder representar a su país.

Desde 1999, las  Rosas de Acero  son nuestro orgullo . Causaron una profunda impresión en todo el mundo y han alentado a jugadoras como nosotras, generación tras generación. Esperamos que la nuestra sea ahora capaz de tomar el relevo a su espíritu de sacrificio, unidad y amor, y también que nuestros esfuerzos sirvan para que cada vez más chicas nos acompañen en este deporte y se atrevan a brillar para perseguir sus sueños”, concluye.