LeBlanc: «A Francia no le afectará la presión de jugar ante su público»

  • Karina LeBlanc jugó el Mundial 2015 como local
  • La FIFA Legend afirma que la presión es inevitable
  • Desea un récord que su amiga Christine Sinclair

6 de junio de 2015: día del partido inaugural de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2015™, en el que más de 53.000 personas abarrotaron el Estadio de la Commonwealth de Edmonton para asistir al primer choque de la selección canadiense, anfitriona del torneo.

Karina LeBlanc, integrante de la FIFA Legends Squad, formó parte del combinado que alcanzó entonces los cuartos de final del Mundial ante su público, y recuerda perfectamente el encuentro ante la RP China, para el que llevaba mucho tiempo preparándose.

“Creo que cuando se juega un Mundial en casa lo principal que debe contemplarse es la importancia del público y de responder ante tu país”, afirma la exguardameta, en declaraciones realizadas durante la última etapa de la Gira del Trofeo de la Copa Mundial Femenina de la FIFA en Toronto.

“Aquí tuvimos un Mundial y nos deslumbraba cada vez que llegábamos en autocar a un partido y veíamos un mar de gente vestida de rojo, a hombres y mujeres que llevaban nuestras camisetas, no solo chicas”.

“Recuerdo el entusiasmo que sentí, al llevar toda la vida esperando ese momento y que al final llegase. Me acuerdo de que el estadio estuvo lleno hasta la bandera. Te preparas para lo que va a ser, pero recuerdas que todo el mundo está mirando y que estás haciendo lo que te apasiona. Es algo sencillamente especial”.

https://twitter.com/CanadaSoccerEN/status/1123672346936651777

Las futbolistas de la selección francesa sentirán esas mismas emociones cuando den inicio al torneo dentro de poco más de un mes en París, contra la República de Corea. La seleccionadora Corinne Diacre ya ha anunciado su lista de 23 jugadoras, que combina juventud y experiencia.

El último equipo que ganó un Mundial Femenino como anfitrión fue la histórica selección estadounidense de 1999, que no solo se adjudicó el título, sino que cambió la disciplina tal y como la conocemos.

Las norteamericanas se encontraron con un público numeroso, grandes expectativas y una presión enorme, la misma situación que aguarda ahora a las francesas, según explica LeBlanc.

“Casi no se ha hablado de la presión que conlleva jugar un Mundial en casa, pero el último equipo que fue campeón ante su público fue la selección estadounidense del 99”.

“Aun así, creo que las francesas responderán bien ante este tipo de presión, por la importancia que tendría un triunfo de la selección femenina justo después de la masculina. Pero nadie espera esa presión, la clave será que esas jugadoras se propongan conseguir algo que lo cambiaría todo, y no hay ningún escenario más importante en el que lograrlo”.

LeBlanc, actual Directora de Fútbol Femenino de la CONCACAF, admite que si sus compatriotas canadienses ganasen el Mundial le gustaría “ponerme una camiseta y alzar el trofeo con ellas”. Sin embargo, hace ya casi cuatro años que colgó las botas, y acudirá a este certamen para desempeñar un papel diferente, el de comentarista de televisión.

Es posible que pueda ver así a su amiga y excompañera [Christine Sinclair](https://static.fifa.com/fifa-tournaments/players-coaches/people=190146/index.html «undefined») batir el récord de goles con una selección de todos los tiempos, que actualmente posee Abby Wambach (184).

Sinclair suma 180 dianas, y LeBlanc se apresura a elogiar a la mejor jugadora que haya dado nunca Canadá, caracterizada también por su personalidad modesta y humilde, y confía en que pueda superar esa marca en la gran cita mundialista.

“Lo que pasa con Christine es que probablemente sea la persona más humilde que hayamos visto nunca. Pero lo que ha hecho en nuestro país va mucho más allá del fútbol. Los canadienses la adoran por lo modesta que es. Mucha gente, si hubiese conseguido lo mismo, estaría encantada de contarlo, pero si la tuviésemos ahora mismo aquí, ella estaría escondida en una esquina, tomándose tranquilamente un café”, asegura.

“Espero que bata el récord en este Mundial, eso posiblemente le daría el reconocimiento global que merece. Lleva mucho tiempo siendo una de las mejores jugadoras del mundo, y no se le ha dado la importancia que tiene por cómo es ella”.

“Ella no aspira a batir el récord en el Mundial, porque quiere que el protagonismo sea de todo el equipo, pero como excompañera y buena amiga suya, yo espero que lo consiga, para que el mundo lo vea y sepa por fin todo lo que es esta mujer”, concluye.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *