La ambición de la capitana Wu Haiyan

  • Wu Haiyan, capitana de la RP China, ambiciosa para el Mundial
  • Busca inspiración en el equipo finalista en 1999
  • Sus rivales en tierras francesas: España, Alemania y Sudáfrica

La capitana de la RP China, Wu Haiyan, y sus compañeras no colmaron sus aspiraciones en Canadá 2015. Después de alcanzar los cuartos de final, su objetivo era “sorprender al mundo”, pero acabaron diciendo adiós al torneo tras sufrir una ajustada derrota por 1-0 a manos de Estados Unidos, futuro campeón.

“El 2015 nos dejó un mal sabor de boca en algunos aspectos”, explica Wu. “Aquel año la gente pudo ver que la selección era joven todavía, aunque rebosaba entusiasmo. Y ahora, tras cuatro años de trabajo, espero que en esta edición se nos reconozca como un  equipo más maduro, más táctico y mejor organizado ”.

Palabra de capitana

Wu no pasa de los 26 años, pero ya ha asumido una enorme responsabilidad en un equipo que aspira a subir un peldaño más que el de hace dos décadas. El conjunto liderado por Sun Wen se quedó entonces a las puertas de alzar el título de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 1999™, al caer en la final ante Estados Unidos en los penales.

La defensora explica que ser capitana entrañó ciertas dificultades al principio, pero es un papel que le ha permitido crecer como jugadora, y que ahora asume con agrado, al disfrutar de la responsabilidad que conlleva tener que ocuparse de su “familia”.

“La capitana es igual que las demás, formamos un equipo. Para mí el plantel entero es como una familia, aunque yo a veces me comunico más con las compañeras. Cuando era más joven era muy tímida, pero poco a poco le fui encontrando sentido a unir a todas mis hermanas ya hacer algo por ellas, es algo que me gusta. El equipo va a estar más unido con el apoyo de todo el mundo”.

Jugar en el extranjero

Una jugadora que no va a necesitar aclimatarse en absoluto a Francia este verano es  Wang Shuang, delantera del París Saint-Germain  y única integrante de la selección nacional que compite actualmente en el extranjero.

Su fichaje por el cuadro parisino fue muy comentado en los medios, y Wu confiesa que ha hecho que otras se planteen seguir sus pasos. “El fichaje de Wang Shuang por el PSG ha animado a muchas jugadoras chinas. Hay muchas chicas como ella a las que les gustaría jugar en el extranjero y experimentar más cosas”.

“Y creemos que ese tipo de experiencia será muy valiosa para nuestras carreras futbolísticas, para nuestras vidas y para nuestro desarrollo personal en el futuro. Estoy convencida de que ha entusiasmado a otras jugadoras, e incluso a las jóvenes que acaban de empezar”.

Con las subcampeonas como inspiración

El objetivo más inmediato de Wu es la cita mundialista en tierras francesas, en la que las  Rosas de Acero  se estrenarán el 8 de junio frente a Alemania, bicampeona del mundo.

Para repetir lo que logró la generación de 1999 deberán desplegar un esfuerzo enorme, pero Wu confía en avanzar en el torneo como hicieron sus compatriotas de hace veinte años, y también en ejercer una influencia similar sobre las jóvenes y animarlas a esforzarse para poder representar a su país.

Desde 1999, las  Rosas de Acero  son nuestro orgullo . Causaron una profunda impresión en todo el mundo y han alentado a jugadoras como nosotras, generación tras generación. Esperamos que la nuestra sea ahora capaz de tomar el relevo a su espíritu de sacrificio, unidad y amor, y también que nuestros esfuerzos sirvan para que cada vez más chicas nos acompañen en este deporte y se atrevan a brillar para perseguir sus sueños”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *